Debido a la práctica de outsourcing abusiva, el gobierno de México se puso firme e impulso una reforma de ley para que se cumplan los derechos de los trabajadores.

Esta modalidad de contratación se refiere a que la empresa de subcontratación ofrece el servicio de reclutamiento, selección de personal y además se hace cargo de la administración del empleo. También es conocida con el nombre de tercerización

La práctica desde siempre ha estado regulada por la Ley Federal del Trabajo, que establece que se encuentran dos figuras: por un lado, el contratista y por el otro el contratante

El primero es la empresa que presta el servicio con sus trabajadores bajo su dependencia para llevar a cabo las labores al contratante. Este último puede ser una persona moral o física y tiene el derecho de supervisar las tareas de los trabajadores impartidos por el servicio de subcontratación.

Como mencionábamos al comienzo, algunas de estas empresas de subcontratación no cumplen con la ley, generando fraudes fiscales y dejando de lado el cumplimiento de los derechos de los trabajadores. Es por esto que el presidente Andrés Manuel López Obrador, inicio una reforma en la ley para regular la subcontratación.

Cabe aclarar, que, en México, también existen empresas que si cumplen con un contrato formal de sus trabajadores y con todo lo que la ley establece.

Por su parte, Luisa Alcalde, responsable de la secretaría de trabajo, también tiene su opinión formada respecto a este tema que tanto preocupa al país. Para ella el trabajo es un derecho y un deber social y con el outsourcing abusivo los trabajadores no tienen derecho a la antigüedad, indemnización por despido, bajas por accidente o maternidad. 

El tema central está, en que estas empresas no tienen patrimonio, son “fantasmas” y de este modo esquivan cualquier tipo de responsabilidad. Es por ello que cuando el trabajador es despedido no puede reclamar y comenzar con una demanda. 

Objetivo de la reforma de ley: generar cambios

  • Subcontratación de personal: solo se va a permitir con ciertas excepciones.
  • Prestaciones permitidas: servicios y obras especializadas. Las mismas no deben formar parte de la actividad ni del objeto social económico de la empresa beneficiaria.
  • Responsables solidarios: las empresas o patrones que acudan a la  prestación de servicios especializados con un contratista que incumpla las obligaciones con sus trabajadores, serán los responsables de los trabajadores implicados.  
  • Autorización: todas las empresas que presten servicios especializados, tendrán que solicitar autorización por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. La renovación será cada 3 años y las mismas serán inscritas en un padrón público.
  • Agencias de colocación: las mismas solo podrán intervenir en el proceso de contratación, pero no pueden ser considerados como patrones.  
  • Multas: en el caso de que cualquiera de las nuevas disposiciones no se cumpla, habrá multas de 2.000 a 50.000 veces la UMA.  
  • Pagos: aquellos pagos que se realizan por concepto de subcontratación de personal no tendrán efectos fiscales de deducción o acreditamiento. Así mismo, las irregularidades se procesarán como un delito de defraudación fiscal.  

Todos estos cambios que se esperan, serán posibles si se impactan en la  Ley del Seguro Social, Ley del Infonavit, Ley Federal del Trabajo, Ley del ISR, Ley del IVA y el Código Fiscal.

Expectativas de la reforma para regular Outsourcing 

Se espera que la reforme entre en vigor el 1 de enero del 2021. La encargada de expedir las reglas respectivas de la aplicación es la Secretaría del Trabajo. De este modo las empresas que presten los servicios tendrán solo 6 meses para conseguir la autorización correspondiente. 

Por su parte, el presidente del Senado (Ricardo Monreal Ávila) afirmó que va a apostar porque la reforma sea beneficiosa tanto para los trabajadores como para los empresarios, con el fin de que el empleo y la economía no se van perjudicados. 

Monreal Ávila, posee una firme postura: “es una obligación regular el abuso de la subcontratación”. En la actualidad en México, existen muchas empresas que abusaron de este esquema de contratación y la convirtieron en una mina de negocios, evitan al fisco y los únicos perjudicados en todos los aspectos son los trabajadores. Por todo esto que se espera con ansias que llegue la reforma.