El año que paso fue muy duro en cuestiones económicas en México. Si bien los trabajos formales ya mostraban cifras aterradoras, con la llegada de la pandemia esto empeoró. 

Como ya es de público conocimiento en el país existen sectores que llevan años el título de crisis laboral y ellos son las mujeres y jóvenes. Por esto, en el mes de diciembre del 2020 la Secretaría de Haciendo y Crédito Público presento un programa especial para la productividad y la competitividad. El mismo tiene como objetivo impulsar la inclusión laboral del sector. 

A su vez este programa está vinculado al Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 con el fin de ayudar a todos los sectores de la población que fueron más perjudicados por el Covid-19.

Por su parte, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, impartió su opinión al respecto: las mujeres que poseen la edad para trabajar en México solo ocupan un 39% del total, mientras que el sector masculino lo hace en un 60.9%. 

Otro punto del programa especial para la productividad y la competitividad es el de identificar las capacidades productivas de cada una de las regiones. Esto ayudará a desarrollar propuestas efectivas para impulsar nuevos puestos de trabajo

Objetivos prioritarios para el crecimiento de la economía

El equipo de trabajo de Arturo Herrera Gutiérrez, establecieron 4 objetivos que para ellos ayudarán a que la economía crezca. Esto fue posible porque antes de comenzar detectaron cuáles habían sido las causas por la cual se vio dañada. 

  1. Incrementar la dotación de recursos y mejorar la asignación 
  2. Generar mecanismos: con el objetivo de crear empresas y para incrementar la productividad que ya existe.
  3. Implementar estrategias para mejorar el capital humano, la infraestructura y la innovación. 
  4. Establecer las condiciones para conseguir un ambiente competitivo y de este modo reducir las brechas entre las regiones.

Por todo, el PEPC, afirma que es importante tener un sistema financiero que esté bien desarrollado y a su vez sea competitivo para que haya recursos para asignarlos a las actividades y proyectos. 

Condiciones de trabajo precarias en México

Si bien de a poco se fueron recuperando los empleos luego de la pandemia de covid-19, los mismos vienen acompañados del deterioro de las condiciones laborales.

Esta noticia, indica que 9 millones de esos trabajos son informales. Esto significa que esos trabajadores no poseen seguridad social ni ahorro para el retiro. Estas cifras se hacen notar mucho más en mujeres y jóvenes que desean ingresar al mundo laboral. 

Los números que dejo la pandemia, no fueron los mejores, el 37% de la población de jóvenes se quedó sin trabajo directamente y el 41% del resto de los sectores tuvo que permanecer en sus hogares sin generar un ingreso para su familia. 

Las mujeres en México hacen ya bastante tiempo que vienen padeciendo la falta de trabajo, los empleos para ellas están estancados. Se registra un nivel de ocupación por debajo de lo registrado del 7%.

Por el momento no hay forma que el sector femenino trabaje del mismo modo que los hombres. Ni que hablar si mencionamos a las mujeres mayores o jóvenes que recién comienzan, para ellas la situación es aún complicada. 

En cuanto a las remuneraciones en los meses de pandemia, el mayor porcentaje de personas despedidas fueron aquellas que percibían un salario por debajo de la mínima. Por ejemplo, en el mes de octubre del 2020 el nivel de ocupación de estos trabajadores era del 39%. 

En los meses de marzo y abril, cuando recién comenzaba todo el revuelo del Covid-19, el 60% de los trabajadores perdieron su trabajo y no recibían un sueldo. Si este porcentaje ya era elevado, con la pandemia se incrementó en un 14%. 

Los sectores vulnerables en México son muchos y ante una crisis económica como la que se vivió el año pasado los números no se esperan que sean otros. 

Por supuesto que está crisis no afecto a todos por igual. Los efectos negativos se hicieron notar mucho más en los sectores  de bajos ingresos, empleados informales, jóvenes, adultos mayores y mujeres.

Por todo esto es que se presentó el programa especial para la productividad y la competitividad con el objetivo de impulsar puestos de empleos formales a los grupos más afectados.