Los últimos meses no fueron los mejores para México en distintos aspectos, eso ya todos lo sabemos. Según informo el INEGI a finales de noviembre del 2020 la actividad industrial creció un 1.1% y esto fue gracias al sector de la construcción. 

Por distintos motivos, este sector aumentó 2,2%, mientras que la minería 0,1% y la de generación, transmisión y distribución de electricidad, agua y gas por ductos se redujo en un 2,3%, según los datos arrojados por el instituto. 

Con la llegada de la pandemia, la actividad económica de México cayó en el segundo período del año un 18.7% y en el tercer trimestre un 8.6%. Además, a esto hay que sumarle que el PBI también obtuvo números negativos con -9%.

En tanto, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Eduardo Ramírez Leal, afirma que el panorama en el sector para este año es bastante favorable. Con un 5% de crecimiento en la inversión en infraestructura, lo que equivale a 445 mil millones de pesos.

Después del primer semestre, se espera que siga habiendo voluntad para que incluir la participación de inversión privada en el desarrollo de obra pública. Si esto sucede puede que el sector de la construcción tenga un gran año, con cifras positivas para México. 

El peso mexicano en constante “movimiento” 

Las primeras semanas de este nuevo año, la moneda local obtuvo el nivel más bajo de los últimos tiempos. Esto por supuesto que genera preocupación, al igual que la pandemia por Covid que aún sigue provocando consecuencias. 

El peso mexicano cotizaba 20.1863 por dólar, con una pérdida del 0.90% frente a los 20.0069 pesos.

De todos modos, en estos últimos días y gracias al alza en los activos de los mercados emergentes, la moneda de México se fortaleció un poco. En números: 0.59% a 19.9512 por dólar.

Hoy en día, la agenda local sigue mostrando escasa actividad y por ello el peso está siendo “guiado” por los movimientos de precios de activos externos. Cabe aclarar que esto también se debe a que el dólar retrocedió por primera vez en los últimos cinco días.

Se espera que el peso avance hasta los 19.50 en los próximos trimestres, mientras que en Estados Unidos las perspectivas de un débil crecimiento e incertidumbre política del país, están presentes.

Panorama de las industrias para este 2021

Como mencionábamos en los párrafos del comienzo del texto, es de público conocimiento que un amplio sector, por no decir la mayoría de las empresas y sectores económicos de México fueron afectados por la pandemia. 

Si bien la esperanza a que todo se vaya normalizando esta, el panorama para este 2021 no llega a ser el más positivo. Así mismo se espera que el PBI crezca un 3% sigue siendo en un contexto de incertidumbre por el Covid. 

Por supuesto que también se espera que cada uno de los sectores se recupere en distintos niveles. Las curvas serán en forma de V, U y L. Esto significa que muchas empresas y sobre todo aquellas pequeñas y medianas no podrán seguir subsistiendo, lo que trae consecuencias también en la pérdida de empleos. 

Por todo esto, es fundamental que cada una de las empresas se enfoque en sus respectivas estrategias. Aquellas que se puedan adaptar a la situación serán las únicas que sobrevivan.  

El año recién comienza y se espera que los cambios de las empresas sean muchos, ya que es la única manera de seguir en pie. Es necesario que se lleven a cabo distintas operaciones, como, por ejemplo: alianzas, fusiones, compras y estrategias con las que puedan seguir creciendo. 

A este problema hay que sumarle, la del consumidor que en la actualidad es cada vez más exigente y analítico. Por ello, las empresas deben ofrecer propuestas personalizadas e innovadoras que llamen la atención del usuario. 

En pocas palabras, podemos decir que los meses de pandemia se deben aprovechar para realizar aquellas cosas que quedaron pendientes. Utilizar las herramientas necesarias y que estén al alcance de cada una de las empresas para reinventarse y superar la crisis económica.