La industria de restaurantes de México por supuesto que no se encuentra en las mejores condiciones debido a los meses de pandemia. De hecho, se pusieron firmes ante las autoridades locales para abrir sus puertas al público con todas las medidas de seguridad correspondientes.

El rubro ya no puede seguir sin llevar a cabo su actividad. Si esto sucede muchos de ellos, la mayoría, tendrá que bajar sus persianas como ya ha pasado con un gran porcentaje de lo los locales.

Los primeros días del año, se firmó una carta por parte de más de 500 integrantes de la industria restaurantera, con el objetivo de solicitar al gobierno que la actividad sea considerada como esencial. Para ellos es una parte fundamental para el funcionamiento de la economía del país.

Datos aterradores para el sector

En la carta que mencionamos en el párrafo anterior, se detallan cifras concretas del duro momento que está atravesando el sector. Por ejemplo, en el Estado de México antes de que se declarará la emergencia sanitaria se encontraban registrados 70 mil restaurantes con 340 mil empleos directos. En la actualidad, 10 mil de esos restaurantes cerraron sus puertas y se perdieron por lo menos 50 mil empleos.

Ante esta situación y la petición de la carta, el gobierno tomó la decisión de perdonar el 100% del pago Impuesto Sobre Nómina de los restaurantes, pero solo aquellos que se encuentren en la capital.

Así mismo, el sector de restaurantes no estuvo conforme del todo con este apoyo, para ellos es insuficiente, pero de igual modo se tiene en cuenta que es un esfuerzo de toda la población, ya que los recursos son públicos.

Por todo esto, es que a pesar de que todavía haya estados aún que se encuentren con semáforo rojo, algunos establecimientos decidieron que abrirán sus puertas al público, por supuesto respetando el protocolo: Mesa Segura de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

Medidas estipuladas para la apertura de restaurantes

Algunas de las medidas detalladas en el protocolo, son las siguientes:

  • Apertura con un aforo del 25% en interiores
  • Apertura con un aforo del 35% en terrazas
  • Máximo de 6 personas por mesa
  • Horario de cierre a las 10 de la noche, todos los días de la semana
  • Trabajadores: en aquellos establecimientos que haya más de 50 empleados, se deberá realizar una muestra semanal de pruebas de Covid-19 del 5% del total.
  • Uso del código QR de rastreo del gobierno de la CDMX
  • Aplicación de medidas de higiene estrictas a proveedores y a todos los empleados.

Todos los establecimientos están de acuerdos con las medidas y además se comprometen a cumplir cada una de ellas. De hecho, afirmaron que serán respetuosos ante la llegada del personal del Instituto de Verificación Administrativa.

Por su parte, el gobierno capitalino solicitó establecer mesas de trabajo entre las partes para que se dialoguen los temas correspondientes a la reapertura gradual y progresiva de los restaurantes.

Otros de los temas para tratar, son los puestos de comidas informales. La mayoría de estos sigue realizando su actividad de manera normal, sin aplicar las medidas sanitarias correspondientes que se establecen en el protocolo.

La situación actual del sector

En la Zona Metropolitana del Valle de México de la capital del país, se registran aproximadamente 13,500 restaurantes cerrados definitivamente.

Antes de la pandemia, solo en el Estado de México se habían registrado 70.000 restaurantes con 340.000 empleos directos, los cuales cerraron 10.000 de ellos y se perdieron 50.000 puestos de trabajo.

A nivel nacional, el sector proporciona 5.6 millones de empleos directos e indirectos. Estos números cambiaron a finales de diciembre del 2020, donde se perdieron 450.000 puestos.

La situación actual es muy dura para los restaurantes. La mayoría de ellos ya no tienen más ahorros para seguir subsistiendo. Además, parte del dinero fue utilizado para disponer de las medidas sanitarias necesarias, al igual que para el cuidado de los clientes, empleados y proveedores.

Ante la problemática, representantes del sector solicitaron al gobierno que les imparta el apoyo necesario para conservar a los puestos de trabajo, tan necesarios para las familias mexicanas.