Con la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, se espera que haya cambios en el rumbo y en las prioridades de su administración. Uno de los puntos que el mandatario tiene en su agenda, es la relación con México.

Por supuesto que, en el último tiempo, para ambos países la prioridad fue establecer estrategias firmes contra el COVID-19 y, además, todo lo que tiene que ver con las migraciones. De hecho, los dos presidentes ya mantuvieron charlas telefónicas donde el trato fue amable, con el objetivo en común de mantener una buena relación por el pueblo.

Además, otros de los temas importantes de la relación bilateral son el económico y el de seguridad.

Expectativas del vínculo binacional

Para ambos países, las cifras que sigue dejando el Covid-19 no son las mejores en ningún aspecto y mucho menos si hablamos de muertes. En primer lugar, se encuentra Estados Unidos, con 438,239 fallecimientos, mientras que México acumula por el momento 158,074 defunciones.

Por tal motivo, se dio a conocer, que en la última charla que mantuvieron los presidentes, se trató el tema de contagios y muertes, desde una perspectiva de cooperación. En este caso, el presidente de Estados Unidos, Biden garantizó a López Obrador que los mexicanos que residan en el país del norte, al igual que los inmigrantes, podrán colocarse la vacuna sin inconvenientes.

Además, se dio a conocer que el mandatario mexicano aprovecho la oportunidad para conseguir más dosis de la vacuna, pero no obtuvo una buena respuesta por parte de Biden, quien se justificó afirmando que cada uno es responsable de su pueblo.

Esta negativa también se debe a que las posturas frente a la pandemia de ambos presidentes son muy distintas. Por su lado Biden, utiliza barbijo en todas las oportunidades e insiste en el uso del mismo a su pueblo. Mientras que López Obrador, no le da demasiada importancia y casi no lo usa.

Con tan solo 10 días al mando de Estados Unidos, Biden, puso restricciones a la entrada de mexicanos y de otras nacionalidades a su país. Ahora para ingresar es necesario presentar una prueba negativa al coronavirus y además realizar aislamiento de 7 días (recomendación).

Políticas migratorias de Biden: México, el gran beneficiado

Como mencionábamos al comienzo del texto, se espera que con la llegada de Joe Biden se modifiquen muchos temas importantes. Entre ellos se encuentra el tema migratorio.

De hecho el mandatario no perdió el tiempo, y apenas ingreso a la Casa Blanca anunció una suspensión de 100 días de las deportaciones de inmigrantes. Además, lanzo un plan migratorio con el objetivo de que los 11 millones de indocumentados pueda regularizar su situación. Cabe aclarar que este proyecto depende de la aprobación del poder Legislativo.

Otros de los cambios que realizo fue nombrar a Roberta Jacobson, ex embajadora de Estados Unidos en México, como coordinadora de la frontera suroeste en el Consejo de Seguridad Nacional. Este cargo tiene como función principal, coordinar todo lo que tenga que ver con la seguridad nacional de México y Centroamérica.

Para expertos en el tema, como Raquel Saed, académica de la Universidad Iberoamericana y especialista en política y medios de Estados Unidos, este nombramiento de Jacobson es una señal clara de la voluntad que tiene Biden por establecer y mantener una buena relación con México.

En tanto Samuel Stone, Doctor en Derecho, también dejo su opinión al respecto: “México será beneficiado con las políticas migratorias establecidas por Biden”. Esto se debe que en México la situación laboral y económica no es de las mejores y mucho menos con la llegada de la pandemia. Si de repente a lo largo del año comienzan a llegar 800.000 personas deportadas del país del norte en busca de empleo la situación sería terrible.

Ambos países se encuentran unidos por diversos temas, pero para que estos se mantengan en la agenda debe existir una buena relación entre los presidentes:

  • Temas humanitarios (migración)
  • Económicos (tratado comercial)
  • Seguridad (cooperación en temas de narcotráfico)

En la actualidad, en Estados Unidos viven 36 millones de mexicanos. Mientras que en el país azteca residen 1.500.000 de ciudadanos estadounidenses.