Como es de público conocimiento, el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere hacer desaparecer el outsourcing. Según lo indico el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana si esto sucede las empresas tecnológicas sacarán sus operaciones y no invertirán en México.

La subcontratación interna en México sin duda que es muy importante para varios sectores y gracias a esta existen más empleos. El tema es que muchos de estos contratos son abusivos y por ello se quiere terminar con la modalidad.

Depende del lado en que se lo vea, hay aspectos positivos y negativos de la reforma. Si se concreta la decisión, las empresas de tecnologías de la información no serán atraídas para invertir en México. Además, se corre el riesgo de perder aquellas empresas que ya estén y que se vayan a otros países a ofrecer el servicio multinacional.

En México, las empresas de tecnología de la información poseen servicios compartidos, que se imparten a todo el sector americano y también a otros países. El servicio de las empresas de tecnología de la información disponible en México es de entre 1% y 3%.

Ahora bien, los aspectos mencionados anteriormente tienen que ver con la parte negativa de la eliminación del outsourcing. En cuanto a los aspectos positivos, podemos decir que el outsourcing es un esquema que ofrece flexibilidad tanto a los trabajadores como a las empresas. Por ejemplo, en México, la mayoría de los estudiantes y mujeres pueden trabajar gracias a esta modalidad.

En la actualidad México logro conseguir la competitividad que tanto se quiso siempre con respecto a otros países y si el esquema de la subcontratación se prohíbe esto sería un grave problema para los empleos y la economía.  

¿Prohibición de outsourcing: de que se trata la reforma?

La subcontratación es una modalidad conocida en todo el mundo. De hecho, más de 57.7 millones de personas poseen un empleo gracias a la subcontratación.

En México, en el mes de noviembre del 2020, López Obrador lanzó una propuesta para restringir la subcontratación, con el fin de terminar con defraudación fiscal de la cual se aprovechan las empresas nacionales y extranjeras.

Además, estas empresas se aprovecharon de la situación de pandemia para despedir a los trabajadores que realizaban su labor bajo un contrato de outsourcing.

La figura de subcontratación está respaldada por la OIT y en el país mexicano dispone de por lo menos 4.6 millones de trabajadores. Los distintos sectores afirman que México no está en condiciones de perder empleos, por ello se niegan a que el outsourcing se elimine por completo.

Aunque las cifras que posee México hoy en día no son las mejores, gracias a la subcontratación el país es competitivo junto a Canadá y Estados Unidos.

Lo importante de todo esto, es que las empresas cumplan con la ley y no evadan más impuestos. Años de aprovecharse de los beneficios de la subcontratación llevo a que el presidente de la república tomara esta iniciativa de reforma.

Eliminación de outsourcing: 40% más en impuestos laborales

Si se elimina el outsourcing y el insourcing se incrementa un 10% de costo adicional de mano de obra a las empresas. Con esta suma, el pago de impuesto sobre la renta, nómina y Participación de los Trabajadores en las Utilidades se iría a un 40%.

Ante este panorama los esquemas globales ya no querrán invertir en México porque no les conviene pagar esa suma de impuestos. Si bien es importante que se regule la ilegalidad de la subcontratación, esto traerá graves consecuencias como la inseguridad y la informalidad.