Andrés Manuel López Obrador lanzo un plan para el sector eléctrico el cual no fue recibido de la mejor forma por la segunda sala de la Suprema Corte, ya que para ellos entorpece la libre competencia. Además, solo beneficia a la Comisión Federal de Electricidad (empresa estatal).

Al mismo tiempo que se dio a conocer esta negativa, el Ejecutivo lanzó una iniciativa con el fin de revisar en profundidad el modelo eléctrico de México y aportarle a CFE sobre las centrales privadas para subir su producción a la red.

Por supuesto que todo esto trajo muchas discusiones sobre el tema, y Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, dio a conocer su opinión: “el Ejecutivo va a aceptar la sentencia, pero esto no significa que no defienda la política energética.”

El fallo se llevó a cabo después de que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), expusiera un debate en contra de la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional.

La aprobación fue solo por 4 votos a favor y declara lo siguiente: “van en contra del principio de despecho económico, por ello es inconstitucional”. Esto se estableció en la reforma energética impuesta en el 2013 por el expresidente. En la misma se puede visualizar que las centrales con un menor costo de producción tienen que ser las primeras en subir electricidad a la red.

Decisiones de la Corte

La Corte, afirmó que solo se buscaba impartir un trato de preferencia a la CFE en contra de los intereses de sus competidores. Este favoritismo por la empresa del estado trae consecuencias negativas a las plantas de energía renovable.

Otro de los puntos importantes que generaron problemas, fue que muchos de los presupuestos que eran para favorecer la competencia económica se anularon por completo. Por su parte, y como era de esperar, el Gobierno de López Obrador tomo las riendas del asunto y se justificó afirmando que es necesario confiar en fuentes con el fin de asegurar la estabilidad del sistema eléctrico. Además, agrego que la intermitencia de la generación eólica y solar tiene costos agregados. Lo que provoca discusiones entre las empresas extranjeras y privadas, que sin duda son las más perjudicadas.

Opiniones sobre el plan de AMLO

Como es de suponer, nadie se quiere quedar afuera de esta discusión, tanto es así que la representación de la Unión Europea en México expuso su opinión al respecto: “la preocupación es grande, ya que tanto los privados como las organizaciones no gubernamentales visualizan un retroceso en el compromiso que tienen con las energías limpias”

La secretaría de Gobierno, afirmo que de ningún modo se está rechazando la inversión privada. De hecho, el Gobierno de AMLO insistió en temas de la rectoría del Estado, que está en la Constitución.

Se entiende que, desde el sector de López Obrador, la ley actual ha aportado grandes privilegios a las empresas privadas. Esto provoco un daño en la CFE.

Según especialistas en el tema, se puede observar que la política energética que desea AMLO es totalmente inconstitucional y no favorece para nada a los principios de libre competencia porque el único objetivo que tiene es favorecer a un solo ejecutante.

¿Cuál es el plan de rescate que tiene la CFE?

El plan tiene que ver con ofrecer algunas ventajas que regulen tal fin, donde se premie la eficiencia económica y ambiental entre los participantes. Esto significa que existen dos visiones de economía.

El tema puntual es que la ley que se encuentra vigente favorece a la competencia, supuestamente porque dispone de costos más bajos para los consumidores y una transición hacia las renovables.

Como mencionamos al comienzo del texto, la Suprema Corte no dudo en frenar las partes impuestas por parte de la COFECE y a su vez el poder Legislativo sigue discutiendo la implementación de una nueva reforma. Se espera que con la misma el sector eléctrico del país de un giro importante.

Es importante diferenciar que son dos cosas distintas el acuerdo que no próspero y la iniciativa legislativa.