Como es de público conocimiento el Banco del Bienestar, es uno de los proyectos claves de Andrés Manuel López Obrador. El mismo depende, casi en su totalidad, para su operación del esquema de subcontratación laboral u outsourcing. Además, es necesario para lograr el objetivo del presidente que es la dispersión de los programas sociales.

La modalidad de outsourcing sigue en discusión y es AMLO quien sigue estando en contra. Al mismo tiempo de que esto sucede, en el banco se llevó a cabo una licitación de un nuevo contrato para subcontratar trabajadores. El mismo tiene vigencia hasta el 31 de diciembre del corriente año y tiene un costo de 193 millones de pesos a 484 millones.

Si el contrato llegase a alcanzar su monto máximo, excedería en un 4.5% el valor del año anterior. El mismo en ese momento fue concedido a Servicios Empresariales Teram y según indicó la directora del Banco del Bienestar a solo unos meses de entrar en validez el presupuesto casi no alcanza.

Sin duda el contrato del 2020 no era el mejor y tenía varias fallas. De hecho, se realizó con una empresa que no tenía nada de experiencia.

¿Por qué la subcontratación es importante para el Banco del Bienestar?

El Banco del Bienestar posee una estructura propia muy pequeña, por eso es importante la modalidad de subcontratar personal. De este modo, además de sumar trabajadores, sirve para dispersar los apoyos gubernamentales.

Ante esta situación la directora del Banco del Bienestar aclaró: “se dispersan millones de pesos y solo existen 433 sucursales. Además, hay zonas en donde el banco no existe y gran parte de esa plata se la lleva el outsourcing”.

También Álvarez Maury añadió: “se pronostica usar el esquema para contratar trabajadores para las 2.700 sucursales que se construyeron del banco”. Las mismas fueron edificadas por la Secretaría de la Defensa.

Por su parte, la ex directora de Recursos Materiales del Organismo y responsable de la unidad de contrataciones, Salguero Osuna Mónica Adriana, renunció al cargo unos días antes de que se diera a conocer cuáles habían sido las empresas ganadoras del contrato.

Luego de esta renuncia Álvarez Maury impartió su opinión al respecto: “presentó la renuncia porque hubo una denuncia en su contra”. El dinero impartido por el banco durante esa administración para la subcontratación es muy diferente a los otorgados en el gobierno anterior. Por ejemplo, en el año 2018 los empleados bajo esta modalidad eran 1.941 y en 2020 fue de 839.

Outsourcing: actualidad en México

Desde el año 2012 el outsourcing en México se incluyó en la Ley Federal del Trabajo y desde ese momento las empresas empezaron a tercerizar servicios a otras compañías.

El problema fue que muchas de esas compañías utilizaron la modalidad de outsourcing para no cumplir con lo que la ley establece, además de cometer defraudación fiscal que también afecta de manera directa a los trabajadores.

De hecho, en la actualidad en México existen empresas que no registran a sus trabajadores ante el Instituto Mexicano del Seguro Social. Así mismo, no declaran su salario y tampoco poseen antigüedad y otorgamiento del beneficio de reparto de utilidades.

Por esta situación Manuel López Obrador, algunos meses atrás anunció la intención de llevar a cabo una reforma de ley para regular la subcontratación en México. El objetivo de la misma es terminar con las malas prácticas que se llevaron a cabo en los últimos años. Se espera que luego de las elecciones de junio se resuelva esta situación.

Una solución para las empresas: Grupo Ledo

Si bien para las empresas subcontratar empleados es un punto fundamental, ya que de esta manera pueden aliviar gastos, responsabilidades para con los empleados es importante que lo hagan con una empresa responsable.

Por todo esto, Grupo Ledo es una opción viable para contratar el servicio con todo lo que la ley implica. Cabe destacar que no es outsourcing y es reconocida por las compañías por su correcta forma de trabajar.