Hoy la gran mayoría de las empresas, por no decir todas, deben responder y actuar rápidamente adaptándose a las nuevas globalizaciones. Este proceso se vincula con el que te tienen que realizar para atraer, contratar y retener su capital humano. 

Por todo esto, las empresas competitivas de la actualidad utilizan distintas alternativas para suplantar su administración: outsourcing o tercerización. A continuación, detallamos la diferencia entre las dos modalidades.

Outsourcing

Su definición es: contratación externa de recursos o transferencia de algún proceso de negocio de una empresa hacia un tercero. En la mayoría de los casos se utiliza con el fin de obtener resultados precisos con el fin de que la compañía exteriorice una cierta parte de su actividad. Además, se convierten en los responsables de llevar a cabo los bienes o servicios con éxito, ya que son profesionales en los sectores para los cuales son contratados.

Tercerización laboral

Esta modalidad es la contratación que realiza una empresa de servicios especializados de otra empresa externa. La misma por supuesto que cuenta con responsabilidad legal, económica y técnica.

Además, imparte empleados calificados para que lleven a cabo las actividades específicas que pueden ser temporales o permanentes. Otro de los puntos importantes, es que la empresa externa es la encargada de las obligaciones del servicio realizado por los empleados.

Problemática actual en México

Actualmente en el país, estas modalidades y sobre todo la de outsourcing no son utilizadas responsablemente. Las mismas son usadas con el fin de evadir responsabilidades:

  • Relaciones laborales sin contrato.
  • Prestaciones sociales básicas no pagas.
  • No reporte del 100% de los salarios ante instituciones como el IMSS, el SAT e Infonavit.
  • Recibos de nómina sin timbrar.
  • Conceptos engañosos de prestaciones sociales.
  • Creación de sindicatos, cooperativas o sociedades con el fin de evadir obligaciones fiscales.
  • Reemplazo de la seguridad social por una póliza de gastos médicos mayores u otros servicios sustitutos de salud.

El problema está en que estos procesos nunca fueron regulados como se debía. Además, hay que sumarle la mala situación económica que vive hace años el país y lleva a las personas a trabajar bajo un contrato informal.

Al fin y al cabo, lo único que se busca es una industria formal y eso mismo se buscó en el año 2002 cuando se creó la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano.

La asociación fue desarrollada con el objetivo de apoyar a las empresas serias y responsables para que pudieran promover un servicio de calidad. Al mismo tiempo para que cumplieran con las leyes establecidas. De hecho, en la actualidad hay muchas empresas asociadas las cuales informan a sus empleados. Los mismos acceden a todos los beneficios que les corresponden: vivienda, seguridad social, retiro, etc.

Otro aspecto fundamental es que cuando estas empresas cumplen como corresponde se impulsan los empleos formales, el trabajo digno y cada uno de los trabajadores recibe el salario que le corresponde.

Outsourcing ilegal vs. Tercerización legal ¿Cómo identificarlas?

Ahora bien, las empresas que deciden contratar a cualquiera de estos dos esquemas, es importante que lo hagan con la correcta. Esto significa que tiene que estar establecida, con solvencia en todos los aspectos y que por supuesto pueda demostrar garantía tanto de experiencia como de seriedad.

Es importante que las compañías que ofrecen outsourcing o tercerización sean reconocidas por sus procesos satisfactorios:

  • Fiscales
  • Legales
  • Administrativos

Esto significa que es fundamental tener en cuenta que la tercerización legal cumple con los siguientes puntos:

  • Registra al trabajador con el sueldo, puesto y beneficios reales.
  • Los pagos siempre están timbrados por el SAT.
  • Se paga el sueldo real con sus especificaciones en el recibo de nómina.
  • Respeta y cumple con las obligaciones laborales y fiscales.
  • Brinda mejores oportunidades para adultos mayores, personas con discapacidad y profesionales recién egresados.

Por estos días en el país se sigue con el diálogo sobre si se lleva a cabo la reforma de la ley de trabajo o todo vuelve marcha atrás. Se espera que luego de las elecciones ya se haya tomado una decisión y sea un beneficio para todos los trabajadores.