Sin duda que, en la actualidad, todas las empresas tienen un objetivo en común: aumentar la productividad laboral. Pero esto no significa que los empleados tengan que pasar horas y horas en la oficina, sino que trabajen bien.

Los horarios de trabajo siempre van a depender de cada compañía y de cada uno de los sectores en los que los trabajadores desarrollen la actividad. Lo aconsejable es que no se exceda de las 8 horas por día.

El primer punto importante que deben tener en cuenta las autoridades de la empresa es medir la productividad de sus empleados. Esto es sumamente necesario para mejorar la efectividad.

Seguramente te estarás preguntando: ¿cómo medirla?, aquí las dos opciones:

  1. Volumen físico del trabajo realizado
  2. Valor generado por los bienes o servicios que se han producido.

En los dos casos, es importante que ambos resultados se relacionen con las horas que cada empleado haya trabajado. Siempre es mejor aprovechar al máximo el tiempo en la oficina, que extender las jornadas.

Es fundamental recordar que la actitud que posea el trabajador depende de muchos factores: ambiente de trabajo, relación con jefes y compañeros, satisfacción de los clientes, etc. Y por supuesto que estos factores influyen de una manera u otra en la productividad de la empresa.

Ahora bien, ya sabes los puntos más importantes para medir la productividad laboral de tu empresa. Ahora lo más considerable es saber cómo mejorarla.

Consejos para mejorar la productividad laboral

Descansos en el horario laboral

En este punto, la productividad y la concentración están estrechamente ligados. Por eso es importante el descanso en el horario de trabajo, respetar la hora del almuerzo, un break para un café, etc. Además, también es necesario dormir bien de noche, tener vacaciones y demás. Todos esto es un derecho del trabajador.

Capacitación de los empleados

Un factor importante para competir con otras empresas, es realizar capacitaciones de manera constante en los empleados. De este modo se podrán formar en los distintos sectores y eso generará más productividad. Además, estarán motivados en aprender cosas nuevas.

Motivaciones y recompensas

Para que un empleado esté comprometido y satisfecho es necesario que esté motivado. Si esto sucede, su rendimiento será 100% productivo. Aunque sea difícil de creer no siempre es necesario que las motivaciones estén ligadas a los incentivos económicos.

Algunos factores que se deben tener en cuenta para motivarlos y son claves son los siguientes: agradable clima laboral, ascenso de puestos, flexibilidad en los horarios, pago a término, etc.

Trabajo en equipo

Cuando el ambiente de trabajo es de compañerismo y colaborativo, la productividad del equipo mejora. No es lo mismo llevar a cabo un proyecto de manera solitaria, que compartir con pares ideas y procesos. Esta vinculación ayuda a crear lazos y a que exista comunicación interna.

Los mejores resultados siempre se obtienen de un ambiente de trabajo positivo. Además, este punto es fundamental para cuando ingresan nuevos trabajadores.

En la actualidad muchas empresas están utilizando un método llamado “período de observación profesional”. El mismo tiene como fin que cada uno de los nuevos trabajadores que ingresa a la compañía, siga a cada representante de su sector para aprender rápidamente la labor.

Comunicación fluida

Sin duda una buena comunicación es imprescindible tanto en los niveles internos y externos de la empresa. Este aspecto ayudará a que los distintos sectores colaboren entre sí, que sea más sencillo coordinar proyectos, promover el trabajo en equipo, etc.

Hoy en día, existen muchas tecnologías con las que es posible fomentar la comunicación interna.

Programas de bienestar

El estrés de los empleados es un punto extremadamente importante y profundo en las empresas. Ya que si esto sucede la compañía se verá perjudicada considerablemente porque sus trabajadores de ningún modo podrán rendir al 100%.

Por eso es importante saber cómo “controlarlo” y para ello detallamos los siguientes puntos:

  • Medir el nivel de satisfacción de tus colaboradores: de este modo podrás identificar los posibles problemas.
  • Promover programas de mindfulness: es un tipo de meditación con muy buenos resultados (comprobados).
  • Promover espacios de trabajo saludables: el trabajador se debe sentir cómodo en su sector de trabajo.
  • Fomentar el deporte: programas de ejercicios, deporte en la empresa mejoran el bienestar de los empleados.