El Outsourcing es una modalidad muy conocida por todas en México y muy utilizada por empresas de diversos sectores. Estas compañías lo hacen con el objetivo de poder concentrarse en las actividades del negocio y de este modo incrementar su productividad, crecimiento y eficiencia.

Lamentablemente, este esquema en los últimos años se usó de manera abusiva, con el fin de no pagar los impuestos sobre la renta, ni el seguro social, entre otras cosas. Si tomamos en referencia esto, podemos afirmar que el impacto del outsourcing no fue beneficio para México.

¿Cómo fueron los últimos 10 años en México?

Como decimos, el esquema de outsourcing tiene aspectos positivos y negativos para el país. Lo que sí está claro, es que, en los últimos 10 años, es que la modalidad no paró de crecer. Según cifras indicadas por Instituto Nacional de Estadística y Geografía, entre los años 2010 y 2020 el número de trabajadores contratados por outsourcing creció en un 76%.

En 2010, se registraron 3 millones de personas dependientes de otra razón social. Esta cifra aumentó a 5 millones en 2020. No cabe duda que estos números parecen ser buenos para el país y para sus habitantes, pero si hilamos finos esto no es así.

Es por esto, que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador lanzó una iniciativa en contra de las malas prácticas del outsourcing para que dé una vez por todas se regule al 100% y se respeten los derechos de los trabajadores.

¿Cuáles son las entidades con más alta proporción de outsourcing?

Sin duda Quintana Roo, se encuentra primero en la lista, ya que casi el 40% de su personal lo hace bajo la modalidad de outsourcing. En detalle:

  • Servicios de alojamiento y preparación de alimentos el 52%
  • Sector corporativo, casi el 100 % de los empleados
  • Sector minero, ocupa el 90% los trabajadores de outsourcing

Segundo en la lista se encuentra Baja California Sur con 30% de empleados bajo el esquema de outsourcing:

  • Servicios de esparcimiento con un 48%
  • Servicios inmobiliarios con un 46%
  • Servicios de alojamiento y alimentos 45%

En tercer lugar, se encuentra la Ciudad de México con una cuarta parte (25%) de su fuerza laboral en outsourcing:

  • Industria de generación y distribución de electricidad, agua y gas el 86%.
  • Servicios financieros y de seguros con el 50% dependen del outsourcing.
  • Los medios masivos de comunicación el 40% son de outsourcing.
  • Sectores de la construcción, comercio al por mayor, minería y servicios de esparcimiento el 30%

¿Cuál sería el impacto de prohibir el outsourcing en México?

Esta problemática en México se siente. Por supuesto que hay sectores que están a favor y otros no tanto. Lo que sí es cierto es que el presidente Andrés Manuel López Obrador, lanzó una reforma para el outsourcing.

Según especialistas, esta decisión traerá importantes consecuencias en el empleo, economía y la seguridad social del país. A continuación, detallamos los puntos más importantes en los que impactará si se lleva a cabo la prohibición del esquema.

  1. Pérdida de empleo: por lo menos 5 millones de personas perderán su puesto de trabajo, ya que lo hacen bajo el esquema.
  2. Inversiones internacionales: empresas de Asia, Europa y Estados Unidos cancelarán sus negocios con México.
  3. Impacto político-electoral: el país espera las elecciones para el próximo mes de junio y si la prohibición del outsourcing se lleva a cabo antes de la fecha se producirá inseguridad social.
  4. Le restan competitividad a Norteamérica como región económica: el mensaje que recibirá Estados Unidos no será el mejor y esto sin duda que perjudica a la economía de México.

Si bien, se esperaba que el modelo de outsourcing fuese utilizado como herramienta para salir de las graves consecuencias que dejó el Covid-19 en cuanto a los empleos, esto no fue así.

En noviembre del 2020, se tomó la decisión de lanzar con la reforma sobre el esquema y si esto sucede (indican especialistas) llevará al sector laboral a un tercermundismo.