La tercerización en México es un fenómeno que crece todos los años, de hecho representa una gran parte del empleo formal del país. Son millones los trabajadores que poseen un contrato legal bajo este esquema.

Como ya todos sabemos, este modelo no solo es conocido y utilizado en nuestro país, sino que también lo es a nivel global. Tanto es así que aporta más de 104.600.000 millones de dólares y tiene más de 209.800.000 millones de personas bajo el régimen. Por ejemplo, El Banco Mundial, describe a la tercerización como una práctica empresarial de rutina a nivel mundial.

A continuación, desarrollaremos las cifras más importantes de la tercerización laboral en México en 2020.

Lo que dejó el 2020: cifras de la tercerización laboral

Para comenzar, es importante especificar que La Ley Federal del Trabajo, contempla a la tercerización como: “aquel por medio del cual un patrón denominado contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y supervisa el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas”.

En la actualidad existen más de 6.000.000 millones de establecimientos económicos, de los cuales más de la mitad afirman tener personal tercerizado en sus empresas. Con esto, se puede afirmar que la tercerización legal en México representa casi el 40% del personal remunerado total de las empresas.

En los sectores en los que más se puede percibir este esquema, son los siguientes: transporte, servicios económicos, financieros, computación, industria electrónica, medios de comunicación, industria automotriz, turismo, minería, entre muchos otros.

Por supuesto que no se sabe con exactitud cuántas empresas son las que utilizan la modalidad, ni siquiera el propio Instituto Nacional de Estadística y Geografía lo puede confirmar. El número de subcontratados que proviene de este ente, está representado como perteneciente a otra razón social, y a los servicios de apoyo.

Según los datos aportados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), desde el año 2003 al 2020, la tasa anual sobre el empleo formal aumentó casi el 4%, mientras que el Inegi afirma que la tercerización creció un 9%. De hecho, se cree en esta última cifra, que el 90% de las empresas mexicanas utilizan el esquema de alguna u otra manera.

Sin duda que la tercerización laboral es un fenómeno que se extendió durante los últimos años y se afianzó en los subsectores de la economía mexicana y aún más en las empresas grandes y medianas. Con estas cifras está más que claro que es un generador de empleos, además, de ofrecer la posibilidad a jóvenes y mujeres de insertarse en el mercado laboral.

La tercerización laboral durante la crisis del COVID-19

La llegada del COVID-19 ha cambiado muchos procesos habituales de las empresas, al igual que las cualidades y habilidades que se buscan en un candidato. Las necesidades de las compañías, también se vieron obligadas a mutar, al igual que la de sus trabajadores. Todos tuvieron que adaptarse a la “nueva normalidad”.

En la actualidad, las empresas que ofrecen el servicio de tercerización laboral son muy importantes para la sociedad y para la economía de México. Además, estas compañías, deben cumplir con ciertas responsabilidades, como el bienestar físico y mental de sus trabajadores. Algo tan importante hoy en día por el Covid-19 que se deben respetar los protocolos sanitarios.

La llegada de la pandemia nos sorprendió a todos, pero nos reafirmó que el principal objetivo que existe hoy en día en México es terminar con la informalidad laboral, ya que solo perjudican a los trabajadores y al crecimiento económico del país. Es por eso que la tercerización formal  juega un papel muy importante.