A la hora de buscar un nuevo empleo o de mantener el que ya tenemos, existirán ciertas habilidades y capacidades que debemos de evitar. De hecho, a esto refiere el síndrome SAPO. Esta sigla tan desconocida, puede llegar a marcarnos el camino para mantener nuestro empleo. A continuación te mostramos cuales son las 4 habilidades que debes evitar en el trabajo.

¿Qué es el síndrome SAPO?

Todas las personas deben de conocer muy bien lo que implica el síndrome SAPO. Esta sigla encierra las 4 habilidades que debemos de evitar en un puesto de trabajo. Ellas son las siguientes:

  • Soberbia
  • Arrogancia
  • Prepotencia
  • Obstinación

Soberbia

Según lo define la Real Academia Española, la “soberbia” se entiende como ‘Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros’.

Dentro del ambiente laboral (y en cualquier ámbito de la vida), una persona con soberbia nunca despertará empatía por parte de sus semejantes, sino todo lo contrario. Si una persona es soberbia, será normal que las demás personas tiendan a rechazarla y a no querer vincularse con ella.

Además, por lo general, siempre termina siendo la misma persona la que delata su propia “falsa humildad”, algo que genera aún más rechazo por parte de los otros.

Nadie quiere tener personas soberbias en su equipo de trabajo. Es por este que resulta ser tan importante desvincularnos de este tipo de actitud si queremos mantener una saludable relación con nuestros pares, tanto en el trabajo como también en nuestra vida personal.

Arrogancia

Según el diccionario, la arrogancia se define como ‘Altanería, soberbia”.

Si bien es verdad que en el lenguaje coloquial la arrogancia suele compararse mucho con la soberbia, podemos decir que en un ámbito más conductual la arrogancia es comprendida como el desprecio y la desvalorización de cualquier opinión que no sea la propia. En términos generales, la arrogancia aborda un porcentaje de orgullo menor al de la soberbia.

Pero, ¿quién querría trabajar con una persona incapaz de valorar la opinión de los demás?

Prepotencia

Las personas prepotentes suelen ser aquellas que se consideran mejores o más sabias que los demás. De hecho, las personas arrogantes suelen actuar de esa manera debido a que son prepotentes. Podríamos colocar a la actitud de prepotencia dentro de la propia arrogancia.

Y volvemos a lo mismo, ¿quién querría trabajar con alguien que se considera tan superior, incluso por encima de todos sus compañeros y supervisores?

Obstinación

La Real Academia Española define la obstinación como ‘Pertinacia, porfía, terquedad’.

Las personas obstinadas suelen no considerar otros puntos de vista y opiniones, debido a que consideran que su propia perspectiva es la más adecuada. En lo laboral, trabajar con este tipo de personas puede resultar ser algo muy complicado.

Habilidades que debemos de tener en nuestro trabajo

Ahora que ya conocemos cuales son las habilidades que no debemos de tener, a la hora de buscar un nuevo empleo o de mantener el que ya tenemos, es hora de destacar las habilidades que sí serán necesarias para nuestro trabajo.

A la hora de permanecer en nuestro trabajo, las personas debemos de mantener las siguientes características:

  • Actitud resolutiva: implica saber reaccionar ante los distintos inconvenientes que puedan llegar a surgir.
  • Creatividad e iniciativa: significa compartir nuestras ideas para poder así resolver cierta cuestión.
  • Trabajo en equipo: debemos de aprender a escuchar y considerar el punto de vista de los demás colaboradores.
  • Tolerancia a las críticas: las personas sabias saben que detrás de una crítica siempre se esconde un puñado de buena información.
  • Adaptabilidad: debemos ser capaces de adaptarnos constantemente a las nuevas exigencias de nuestro trabajo.

Ahora que ya sabes cuales son las habilidades que debes (y que no debes) de tener en tu trabajo, ya puedes comenzar a realizar tu propio auto-análisis para considerar así cuáles son tus aspectos a mejorar.